Testimonios


Si quieres dejar tu testimonio pincha aquí.

 

Resumir en 4/5 líneas lo que supuso para mi asistir a tu training es difícil pero si tuviera que señalar temas que me ayudaron a mejorar personal y profesionalmente yo diría que fueron las diferentes técnicas que nos enseñaste, bien mediante práctica o bien escuchándote en las diferentes sesiones, para :

  1. Entender el valor de la flexibilidad para asumir los cambios y nuevos acontecimientos que se suceden
  2. Comprender las diferentes partes que tenemos para desarrollarnos como personas: crecimiento personal/ocio/relaciones/trabajo… para saber dónde tengo que trabajar más para alcanzar el equilibrio personal
  3. Mejorar la empatía respecto al resto de personas, nadie tiene la verdad absoluta y de lo que se trata es de dar lo mejor de nosotros mismos
  4. Rebajar el nivel de tensión/estrés… mediante la relajación para disfrutar mejor de los diferentes momentos que nos ofrece la vida

Desde luego para mí, fueron y lo son, muy importantes tus enfoques sobre todos estos temas.

María

Me sirvieron para darme cuenta de que vivimos de espalda a nosotros mismos y de la necesidad de “darnos la vuelta” y mirar hacia dentro.

Marta

¿Cómo se llama a quien te abre los ojos? Pues eso…

Paula

Para mí me ha servido, sobre todo, para aprender a quererme, conocerme mejor y aceptarme.

Anónimo

Me violaron cuando tenía 15 años, desde entontes y durante muchos años, por la mañana al despertarme todo estaba bien y, de repente, las imágenes aparecían de nuevo. Ese era mi despertar un día tras otro. Ese y el pensar en matar, en matarle. Aunque luego entendía que eso no solucionaría mi vida, no podía evitar fantasear con ello. Cuando conocí a Ana y empezamos las sesiones, esa era mi vida, lo que me pasó teñía todo lo que hacía, como me relacionaba, todo.. Y un día, después de un tiempo, me desperté y las imágenes que no me dejaban vivir ya no estaban allí. No podía creérmelo. Poco a poco conseguí cerrar esa puerta. No puedo decir que haya olvidado, algo así nunca se olvida pero, al menos, ya no condiciona mi vida. He podido seguir adelante y volver a sonreír. Aunque a veces aún me muera de miedo, vivo y disfruto también.

Anónimo

Mi vida era un infierno en todos los sentidos, familiar, personal, profesional. Me dolía cada paso que daba y no conseguía levantar cabeza. Pues bien: Lo hice. Despacio y con mucho sufrimiento pero lo hice. Hoy mi vida hoy no es perfecta pero me gusta. Y de vez en cuando vuelvo a que me “refresquen las pilas”.

Santi

Mi empresa iba mal, más que mal : estaba parada y yo esperaba que poco a poco todo fuese cambiando, mejorando, pero nada cambiaba. Empecé el entrenamiento y me di cuenta que los clientes no iban a venir solos, que las soluciones no me las iban a traer a la puerta de mi negocio así que, me espabilé y aquí estoy, aún en pie y funcionando, dos años después.

Mario

Aprendí a decir que no y eso cambió mi vida.

Anónimo

Quería estudiar una carrera de ciencias pero no terminaba de decidirme: para algunas me faltaban puntos, otras no me gustaban. Empezamos a mirar de verdad con mapas conceptuales mis capacidades, lo que verdaderamente se me daba bien, a qué dedicaba mis horas libres y resultó que, como bien sabes, lo mío es la publicidad y no la biología. Y eso es lo que estoy haciendo: Estudiar Publicidad… Y encantada.

Jeny

Yo voy de vez en cuando, me da objetividad y me recarga la batería.

Tengo una vida con unas circunstancias materiales y afectivas bastante buenas, pero no era feliz, no disfrutaba de lo que tenía, entre otras cosas. Con Ana y sus terapias he encontrado la paz. Ahora, alguna vez  puedo tener un mal día, pero en general me siento satisfecho de mi vida, y por que no, feliz.

Pasados unos años tuve un grave accidente que bloqueó mi ser, De nuevo ella me ayudó y volví a ser el mismo. Quedé con una cicatriz en el cuerpo y otra en el alma, pero bien cerradas. De nuevo yo. Feliz.

Gracias, Ana

 

 

                                                                                                                            

E.