Mindfulness en el Colegio Oficial de Psicólogos de Asturias

Posted By on mar 25, 2015 | 0 comments


Llevo ya unos cuantos días queriendo escribir pero, una cosa u otra, me han ido demorando la tarea hasta que hoy, por fin, tengo tiempo y aquí estoy.

 

Quería compartir con vosotros mi alegría por haber podido transmitir a compañeros de profesión y estudiantes de psicología parte de lo que, a lo largo de los últimos 20 años, he tenido la suerte de aprender sobre la técnica de mindfulness y sus aplicaciones en la vida cotidiana y en las crisis que pueden aparecer.

 

Corren tiempos difíciles, todo va muy deprisa, pasan cosas

 

. Ahora mismo todos estamos un poco sobrecogidos por el accidente de aviación que nos toca tan de cerca, al ser un avión que despegó de Barcelona y en el que viajaban españoles. Un recuerdo emocionado desde estas líneas para ellos. En estos  momentos  para quienes están viviendo esa circunstancia en primera persona,  no existe consuelo posible, eso lo sé. Solo les toca estar con lo que está pasando y gestionarlo lo mejor posible, lo cual no es fácil en absoluto.

 

Quiero destacar la importancia de técnicas como mindfulness para poder estar con lo que nos pasa de un modo distinto. Hablo por experiencia y no es fácil de explicar pero quizá un ejemplo ayude a verlo más que muchas palabras:

 

“yo empecé a practicar en un momento muy intenso de mi vida: mi único hermano se moría, era cuestión de pocos meses o quizá días, con la muerte nunca se sabe. Por azar un libro cayó en mis manos que explicaba como practicar y, empecé, no sé como explicarlo mejor pero el proceso cambió porque me trajo la sensación de que, en un momento en el que el curso de los acontecimientos era imparable, YO SI PODÍA HACER ALGO. Y esa sensación de poder hacer algo lo cambió todo para mí.

 

  Por supuesto que mi hermano murió,  por supuesto que la vida siguió a veces más fácil y a veces más difícil. Pero para mí, nunca volvió a ser lo mismo y el haber encontrado la atención plena tuvo mucho que ver en ello

 

      Esta experiencia es mia, pertenece a mi vida. A veces pienso que, descubrir esta práctica fue el último regalo que mi hermano (generoso donde los hubiera, como bien sabéis quienes le conocisteis ) me hizo.

 

Ël siempre cuidó de mí.  Era mi hermano mayor y ejercía de ello.

 

Y cuando le tocó irse, me dejó como legado una práctica que se convirtió en un modo de vida  para mí y que hizo que yo pudiera cuidar muchísimo mejor de mí misma.

 

Para mí no hay mayor satisfacción, ni mejor regalo que cada vez más personas aprendan, como lo hice yo  mucho a cuidar  mucho mejor de ellas mismas y de los suyos.

 

Aún queda camino…que duda cabe. Cosas que aprender a montones pero, dar conscientemente el mayor número de pasos posibles, es el motor que guía mi vida.

Con mi deseo de que todos los seres sepan ser felices

Anacurso 1 mindfulness coppa 1. JPG

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>