Miedo, prisa y estrés elevado: mala combinación para el éxito.

Posted By on feb 1, 2015 | 0 comments


miedo, prisa, estrés y planificar con éxito

Éxito o Fracaso

 ”Respirar” y parar,  darse tiempo, aunque sea poco, para planificar puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Dando un curso del 20 al 26 de Enero de primeros auxilios psicológicos a futuros técnicos sanitarios ( así se llama a los profesionales que  conducen las ambulancias en España) hicimos un ejercicio práctico.

El ejercicio consistía en que recibían la noticia de que en 36 horas iba a ocurrir una catástrofe natural de dimensiones incalculables en Asturias (una ola tipo tsunami).

Tenían que meterse en situación lo más posible y decidir qué iban a hacer y como (era un ejercicio de su vida personal, no un ejercicio en el que tuviesen que imaginar que estaban trabajando).

Éramos 14 personas y, de todas, solo una pensó en dedicar 4 horas a planificar que hacer y como.  Otra persona sí planificó un poco sobre la marcha El resto pensó en  : miedo, correr, escapar, avisar a mi familia, dejar segura mi casa y algunas otras cosas), una reacción totalmente normal, por otro lado. Pero lo cierto es que había 36 horas por delante y sí se podía planificar.

Después estuvimos reflexionando juntos y llegamos a esta conclusión: El impulso nos lleva a actuar inmediatamente, especialmente si nos da mucho miedo lo que pensamos que va a pasar. El estrés crece mucho entonces para ayudarnos a dar respuesta de acción ante nuestro miedo y dejamos de pensar.

Moraleja: Aprender a conocernos y como son nuestras reacciones inmediatas nos puede ayudar a ser más capaces de reaccionar con éxito, prever consecuencias y conducir lo que nos pasa en la vida de un mejor modo para nosotros. Así aprenderemos a guiarnos  lo que verdaderamente es lo mejor o más conveniente y  no por el impulso inmediato para aliviar el miedo, el malestar, etc. Porque normalmente, si funcionamos solo por impulsos, cometeremos muchos más errores y eso nos traerá más dolor y más sufrimiento.

Estoy de acuerdo que no siempre parece posible, pero pongamos un ejemplo:

Una situación de verdadera emergencia (un incendio en una casa).

Dedicar unos segundos a ver cual es el mejor modo de salir de allí  puede marcar la diferencia entre morir y vivir.

Si esto es así (y así suele ser)  ¿merece o no merece la pena entrenarse para ser capaces de ver la mejor salida cuando lo necesitamos?

Y no digamos ya en situaciones más cotidianas y menos intensas:  Discusiones de pareja, entre amigos, en el trabajo , tener que hablar en público hacer una petición a un jefe o a un compañero y un largo etcétera.

Os invito a explorar y a conocer modos de mejorar nuestra capacidad para responder a las cosas que nos pasan. Para mí, la técnica de mindfulness reúne todos los requisitos necesarios para conseguirlo. Por supuesto, hay otros modos también.

Investiga, pregunta,y prueba.

Encuentra  la manera que mejor se adapte a tí.

Merece la pena

Para terminar, aquí os dejo  una frase de Germaine Necker, escritora, política y madre.

“¿Qué es la felicidad sino el desarrollo de nuestras capacidades?”

 

Y  mi deseo de que todos los seres sepamos ser felices.

 

 

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>